17 noviembre 2009

So bitch.


A veces, a menudo, te insulto. Me digo entonces: la poesía no ha muerto. Pero sí ha muerto en mí y en mi forma. Pero sí la has matado tú. La has matado tú con el húmedo escozor de tu perilla. Tengo ojos monstruosos. Me tiembla el pecho. A veces digo algo cursi. La asesinaste sólo para curarme. Y luego no eres capaz de llamarme puta.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Así me gusta, sinceridad ante todo.

Bien, bien.

NL

Matzerath dijo...

Con alivio, con humillación, con terror, comprendió que él también era una apariencia, que otro estaba soñándolo.

Anónimo dijo...

tengamos una cita, seré capaz de llamarla puta mientras meo en su cara

fl(h)uir dijo...

puta puede quedar bien en una poesía, si se da el toque justo

Rosenrod dijo...

...pero ¡si no puede morir!

Antonio Alfonso Alonso dijo...

-Prostituta!

P.D: Es verdad, no soy capaz...

Pez Susurro dijo...

imposible


matarla y darte la palabra

Dr. Flasche dijo...

Mi reflexión sigue inconclusa. Una de sus entradas, le dio pie, pero nada, aún ha cerrado la herida. Quizás sea que la reflexión se identifica con el problema, y el escenario se vuelve equivalente a la pregunta. Esto es: ¿necesito mi enfermedad? ¿estoy enfermo?

U me mostró un abecedario donde aprendí que la enfermedad [que empieza por M en francés] hace vivir con más intensidad. Digo aprendí, pero quiero decir encontré el orden a algo que sospechaba. Recuerdo también ese escritor que dejó a su mujer, y se fue de viaje, porque, sin pasarlo mal, y siendo feliz, no sabía, no podía escribir. Ejemplos hay muchos, pero la respuesta no me parece tan sencillo. No sé si lo recordará, pero uno de mis primeros comentarios aquí fue: "No te salves", haciendo mención de uno de los pocos poemas que conozco, uno de Benedetti.

http://www.youtube.com/watch?v=mRn6ugsTyII

Siempre me he preguntado, en que consiste realmente la salvación. Es salvarse aceptar esa enfermedad, para seguir viviendo intensamente, a pesar de sus muchos sin sabores, o, por contrario, salvarse, es, curarse, y matar ciertas dudas, y asesinar poesías, y...etc. etc.

Es curioso. Pero este, que se busca para aventurarse de nuevo en nuevas intrigas, recibió una sms una vez un mensaje que decía:

"espero que algún día me perdones"

Independientemente de que, muy problamente, de que servidor, metepatas profesional, luego revirtiera el sentido del sms y sea yo el que permanezca sin perdón, me pregunto, qué es lo que tengo que perdonar?

Y si lo pienso, buscando una respuesta para sea pregunta que le conté, no es el abandono, que es humano, natural a veces, sino pensar que he enfermado y no sé, con el agrabante de que no sé si quiero curarme, o no.

Y escrito lo escrito, no sé. quizás me equivoco, y estoy perdido, y este comentario no va aquí...si es así, tendrá usted que perdonarme, la confusión, forma parte de la pregunta...

Enrique M. dijo...

So bitch saboreando piñas incendiadas
en el oasis purpura.

Reposar eternamente en la casa de So bitch convertida en infierno por el fuego.

*

La versatilidad de So bitch es magnifica.

Rubén Darío Carrero dijo...

En el mundo tal y como lo conocemos todos somos una puta, pero tú eres un puta preñada.

La vida es esencialmente injusta, como la filosofía a la realidad, como la masturbación al sexo.

Pero tal vez hay algo más...será la poesía?.

Anónimo dijo...

No te llamaré puta
en cambio te llamaré
patética.

chincheta dijo...

bueno, yo no puedo ni quiero añadir nada sobre la palabra puta,
así que sólo decir que el cartel de las cámaras de vigilancia marcándose un tango es de FRAGIL
(por si a alguien le interesan estas cosas)
ea

luna dijo...

Anónimo, y usted es puto y patético como yo?

luna dijo...

chincheta,

que chulo ese cartel.