25 noviembre 2009

Dilated moon.


En el autobús no se puede comer y por eso me siento al fondo y alimento mi ego con diminutas bolitas blancas de chocolate derretido y pienso que como lunitas pequeñas y pienso que como caquitas pequeñas y pienso que como poemas redondos que saben a vainilla y a galleta triturada. Detrás de todos los asientos mi asiento verde huele a sudor y enciendo el emepetrés y algo suena como la habitación de él pero estoy a demasiada distancia y hago como que pienso en cosas importantes, como el futuro de mi prosa, el declive de mi poesía, las ganas de viajar y abandonar algunos de los capítulos más inútiles de esta vida. Ojalá no tuviera que ducharme nunca, pienso, porque es tarde y hace frío pero mañana será pronto y hará el mismo frío y lloraré porque quiero oler mal, a sudor, como el asiento más alejado del conductor en donde como esas bolitas blancas que parecen astros y sé que tengo que escribir algún post inteligente, de esos que gustan a un par de lectores, de esos que alguien aprueba por compromiso, de esos que llevo tanto tiempo escribiendo sin motivo alguno. Lo mandaría a la mierda, pienso, todo a la caquita, lo mandaría. Y aquí tengo ciertos versos. Ciertos motivos breves para la existencia. Ciertas fórmulas críticas (de aspecto natural) que ni yo misma comprendo.

11 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Hay lazos que no rompe el silencio.
Hay lunas que no se marchitan cuando sale el sol.
Hay versos que no tienen precio.
Hay canciones que no hablan de amor.

Anónimo dijo...

tengamos una cita en el autobús, me sentaré a su lado

agnóstico apático dijo...

No mandes esto a la caquita y escribe lo que te dé la ganita, sin pensar en esa gente que espera algo inteligente. Con motivo. Alguno.

Pez Susurro dijo...

higiene retrospectiva

besos,Lu

Liquem Nuc dijo...

Los asientos verdes, rendirse y los lectores no molan.

F dijo...

cosas importantes
el futuro de mi prosa
el declive de mi poesía

Anónimo dijo...

Allí, en el claro de las cabañas, en el platillo, estaban todos los huesos, todos los posos, como si dios jugara a los dados… una vez más la rima, la puta rima (los franceses la envidian, su musicalidad, su erotismo), el ritmo, el cansancio, el mantra para sobrellevarlo a lo largo de la abscisa interminable t del tiempo, de la ordenada, mantenida, cuesta arriba h de la altura… el cansancio… ¡joder! ahí estaba el hilo conductor, el orden, el sinsentido que daba sentido, el cansancio, el puto jodido cansancio en el que encajaban, se engarzaban todas las piezas… que se jodan, son montañeros ¿no? ni un puto punto, ni un puto descanso, que les falte el aliento, que se ahoguen, que se hipoxien… es lo que yo viví, que lo vivan en sus carnes, en sus músculos, en sus pulmones, funcionar como, son montañeros ¿no? que cojan ritmo, qué es eso de leerme a toda hostia, o te asfixias o sales despedido, y mientras lo releía sonaba en los altavoces un rap lento, pesado, machacón, negro, el pie empezó a moverse, la cabeza a bambolearse… ¡joder una vez más! eso era, era rap, hip hop, desafío, era miedo, sudor frío, Eminem, bertsolarismo, Saramago, honestidad, el pensamiento bullendo, borboteando…

Sospecho que pocos lo entendieron, ni siquiera mis amigos: me lo han dicho. Fue un comienzo.

El agua dulce no es dulce, la mineral no sabe a nada, insípida. Todavía tengo salitre de Mundaka en el pelo, en los pliegues, en los huecos.

rep_chioafricana dijo...

Un día le dije a un amigo que su olor me recordaba a ti, y me dijo, 'Luna huele a sudor'?xdd

Un abrazo pestosillo ^^

Miguel Ángel Maya dijo...

http://open.spotify.com/track/7EKPuTLfDqnu2d3jxkXw9V

o bien

http://www.youtube.com/watch?v=Pb2KKhsVbl8

kisses

Anónimo dijo...

Creo que ahora se llama Ángel Gabilondo.

ana dijo...

Valente era punk
por eso le hicieron un consejo de guerra en su momento

;-)

Tengo ganas de darme a las karneak boloak de nuevo.