21 septiembre 2009

Sobre lo que no nos pertenece.


A quien más aprecias, con quien más ríes. No te pertenece. Esa sensación de libertad (libertad para qué). Esa sensación de compromiso (compromiso para qué). Esa sensación de amor (para qué). Ser joven asusta. Dejar de serlo demasiado, asusta. Saber que vas a morir joven (no demasiado, pero sí joven, bien joven), consuela. Estirar la insulina. Estirar los pulmones. Beber con los ojos. Defraudarles a Ellos. Que Ellos se asusten. A mí también me asusta la enfermedad silenciosa. Sí. A quién no le asusta la enfermedad silenciosa. A quién no le asusta la jeringa. A mí. A veces. No. El azúcar silencioso. Él me entiende. Él es la única persona que me entiende en esta ciudad. Por eso temo otras ciudades. Por eso no viajo a otras ciudades. Por eso las costumbres. La comida china en Plaza de España. Las cápsulas. Las fajitas caducadas que pican. La risa tartamuda. Por eso la costumbre. La costumbre mata. La ciudad mata. El metro de Madriz y su sonido a muerte: ¿escuchas eso?, es el sonido de la muerte. Escucha: es Matrix. Escucha. Neo contra las vías. El lambrusco da gases. Él friega. Él es suave como los hombres. Suave como los hombres con costillas suaves. Suaves como Cristo. La primera vez que vi a un hombre desudo pensé en Cristo. Pensé en sus costillas marcadas. Pensé en la cruz. En aquello que Ellos no me enseñaron nunca. Quién es Cristo. Qué es la cruz. Por qué este deseo hacia las costillas suaves: besarlas, comerlas, las costillas de los hombres a los que abrazo, los que soportan mi peso. No soporto. No las soporto. No soporto la seducción cristiana de sus costillas. No quiero enamorarme de sus costillas. Terrible y bello. No quiero novia. No quiero costillas. No quiero carne. Su olor en mis huesos gruesos. Poemas terapéuticos. El mundo sabe bien en esta cama. Siente: es el sabor de la muerte. Siente: la tarta de cumpleaños. Mi primo pequeño cumple nueve. Como el coprotagonista del libro que leo. Como Martín Mantra. Mi primo cumple nueve. Usted está viviendo ahora la muerte de un viejo orden y el nacimiento de otro. Algo parecido a un big bang cerebral. Bang. Bang. El cumpleaños de Teo Mantra/ Nueve años. Playmobil, camiseta. La tarta. La tarta rica. La tarta de la enfermedad. La tarta silenciosa. Invítame a una tarta. La tarta que más aprecias. La tarta que más te gusta. La tarta que más ansías. No te pertenece.

11 comentarios:

a p n e i c a dijo...

y estoy también en eso de hacer mío lo que no me pertenece. si lo hiciese mío del todo sería una mala persona, si no intentase hacerlo mío sería un ser insensible ante la belleza.

maldito amor platónico y maldito amor dionisíaco, que me ponen a prueba todos los jueves...

por un momento me ha puesto los pelos de punta ver la edad nueve escrita con letras cuando yo la escribía con número de pequeña para ahorrar tiempo. ahorrar tiempo. como si eso fuera posible.

tomar conciencia.

Gerard dijo...

Realmente bueno.Esas aproximaciones físicas, a las costillas o a la baba de perro, de hace algunos escritos, son espléndidas.

Lara dijo...

gigante esto, L.

Auggie Wren dijo...

Hay pocas cosas de las que de verdad nos importan que podamos decir que son totalmente nuestras. Ya lo dijo John Donne: "Ningún hombre es una isla..."

Visito por primera vez el blog y salgo encantado, con ganas de volver.

Sláinte.

Stalker dijo...

Con el nuevo curso regresa la luna más penetrante. Estas perplejidades me encantan, y cómo las cuentas.

Ahora toca dejar de ladrar y guarecerse de la amenaza de la intemperie.

Tera dijo...

Luna, ya no voy a quitarme de la cabeza esa idea, las costillas suaves, las costillas de cristo, qué imagen.

Rubén Darío Carrero dijo...

"Voy a escribir como llora un niño, es decir: no llora porque esté triste, sino que llora para informar, tranquilamente"

Alejandra Pizarnik

Llora todo de una vez, lunita.
Tu vida aspeda: aspera y muda. Tu muerte trilce: Triste y dulce.

luna dijo...

http://dorukakan.files.wordpress.com/2008/03/cat_caravaggio_01.jpg

Kraichek dijo...

q bueno frasan, que bueno q los niños no lean a bukowski, que bueno encontrar este blog.

Kraichek dijo...

no confío en Madrid, confío en mi ciudad, en Valencia, es mía y la quiero con toda su porqueríaaaaaaaa

Gerard dijo...

Ánimo Luna, yo también pasé un domingo de mierda, el último idem y es jodido.La selección de Ellis, Houellebecq..espléndida, ahora, musicalmente me quedo con la Leyenda del Tiempo de Camarón.