06 septiembre 2009

Sobre la caligrafía del alma.



Ayer pude advertir que los días en que la letra se me desarregla coinciden con un notable incremento de la cantidad de cigarrillos que fumo; conclusión, la mala letra se debe a la ansiedad.

Mario Levrero


+ Escuchando

7 comentarios:

Dillinger dijo...

Te escribes en el cuerpo. ¿Has visto The Pillow Book? Te gustaría. Creo. Viva Eels. Soy gran fan. Sobre todo del último disco. Y esa canción la escucho a todas horas. Ya ves tú. Te recomiendo un extraño cantante americano, de curiosa vida. Jackson C. Frank. Escucha esto, sale en una peli y es tan triste que es casi feliz, como Nick Drake, pero no es Nick. http://www.youtube.com/watch?v=aj9NbWExvN8

Ah, compré la revista Quimera y leí un poema tuyo. Very Good. Poetry is not dead.

Algún día nos veremos malasañeando. Espero.

Besos y disparos de Dillinger.

luna dijo...

I like it.

Eterna dijo...

Y cuántas veces tiene que tachar y volver a escribir sobre sus propias palabras.

El gramático pardo dijo...

La letra de nicotina deja huella
en los dedos
y la huella de nicotina deja la letra
torcida.

la judith dijo...

eels andaban hace poco por chez fernández mallo
y me los invité a casa a café
y por aquí se han quedado
suerte que sean medio ubicuos
me tengo que ir a dormir
que la visita se querrá ir
y yo, por cierto
me puedo escribir las tetas con el brazo estirado
es mi mutación
o las mamellas muy grandes
o los brazos muy cortos

luna dijo...

Saludos de Mamellita a Mamella.

lageslos dijo...

Si las fotos, son tuyas, te felicito.