26 septiembre 2009

J'Fuck.


Madrugada: calle de la Loca. Tum:Tum a.m. A esas niñas que os dan besitos hihi les voy a meter un libro rojo por el culo. A esas niñas dulces. A esas niñas ignorantes: eh eh, ¿no ves que estoy aquí? Pero mami. No temas. El camino a casa no es peligroso. No hay hombres malos. No hay gente oscura. Respiro fuerte cuando paso por un portal. Respiro fuerte ante los pasos ajenos. Pero mami. Qué más da. Los pasos ajenos son tacones de niñas-minifalda que vuelven sigilosas, mucho más cagadas que yo. Los portales oscuros son camas improvisadas para los que no tienen donde follar. Te juro que soy fuerte. Te juro que si alguien me asusta llamo a una tropa de Perras Ziga para que le parta la cara. La poesía no me hace más débil. He bebido y lo veo todo más claro. Veo a esas niñas. Esas niñas por todas partes. Todo más claro: ahora entiendo la sílaba X del verso X del poema X de aquel autor pedante. Tengo muy poco ritmo. La vida dura dos minutos y un segundo de archivo mp3. Te juro que en este barrio feo no me van a violar. Te juro que no desapareceré en esta calle. Los últimos metros son los más difíciles. Crees que has perdido las llaves. Crees que las ruedas de los coches chunda te van a machacar. Crees que no es tu rotonda. Que no es tu edificio blanco. Que no es tu ciudad. Tum:Tum a.m. Sacas las llaves. Sacas las llaves oxidadas y te abres la frente. Sacas. Piensas. Cerebro vino. Sacas. Piensas. Estás enamorada como las cursis del barrio. Te rascas los genitales como las chonis del barrio. Te atragantas con el miedo, como las putas del barrio.

17 comentarios:

Old Hundred dijo...

Buen tema, demando más información sobre él.
Yo también estoy enamorado como las putas de mi barrio ;)

Bel of Bradford dijo...

Perras Ziga!!!

a p n e i c a dijo...

una vida puede durar lo que una canción.
Tum: Tum a. m.


suelo coger las llaves 50 metros antes de llegar a casa. las empuño con la más larga de todas sobresaliendo entre mis dedos anular y corazón con el puño bien apretado.
esto suele disuadir a quien sea que te está siguiendo sea la ciudad del mundo que sea.

me giro hacia la chica que me está dando un curso de automaquillaje y le digo: "pero si estuvieras en uno de esos bares en los que se entra con contraseña, uno de esos sitios donde la mayor escoria humana quiere echarte la cara abajo a patadas... ¿crees que este maquillaje sería el más correcto?". me mira sorprendida.

ya tiré un tipo por unas escaleras y salí corriendo de las fiestas de mi pueblo, incluso evité un par de buenas publicaciones en su momento.
a mí sí que no van a violarme en este barrio de mierda.

Farrah dijo...

Qué bueno. Me encanta el final.

Yo me he trasladado de un pueblo de costa a un barrio de negros con mala fama. Pero son buenos vecinos. Sólo los pocos blancos que viven aquí a veces miran con lascivia.

Natalia, yo con mi cara de mala hostia y dos años de artes marciales sobrevivo (a veces ensayo frases como "cuidao, illo, estoy to rebentá de la cabeza" o "como enga er jony te vaenterá", por si acaso).

Clarissa Vaughan dijo...

oh...

Anónimo dijo...

jo
pero tu aun sigues viva?

que ruina de puto país

luna dijo...

:)

Dr. Flasche dijo...

No es por hacerme pesado con los chistes de Eugenio, pero:

Borracho corte en la frente

"El saben aquel que dice que es un tio borracho que llega a casa con un corte aqui en la frente y le dice la mujer:

- Como te has hecho este corte?!
- Creo que me he mordido sin querer...
- Como te vas a morder aqui arriba con lo bajo que eres?
- Coño... poniendome de puntillas!"

Dr. Flasche dijo...

No es por hacerme pesado con los chistes de Eugenio, pero:

Borracho corte en la frente

"El saben aquel que dice que es un tio borracho que llega a casa con un corte aqui en la frente y le dice la mujer:

- Como te has hecho este corte?!
- Creo que me he mordido sin querer...
- Como te vas a morder aqui arriba con lo bajo que eres?
- Coño... poniendome de puntillas!"

Toribio Suerte Zahurdillas dijo...

Imitar. La necesidad de ser, implica perseguir el modelo. Solución de la ecuación: un tacón. Bueno, dos. Uno por pie. Uno para avanzar, el otro ¿para? Iba a decir pensar, quizás queda un ápice de ¿qué? Tres líneas. Nada útil y sí dos preguntas. Vaya contribución: ¿para? ¿qué?

Le damos la vuelta al tacón para que pinche en el talón. ¡Jopetas! ¡Cómo duele! ¿Qué? Iba a poner un “Un ápice de consciencia”. ¿para? Iba a decir, darse cuenta de que por la calle de Loca, con su maquillaje y sus tacones no van sino justo al espejo que refleja su ausencia y su fracaso.

Pero sí sabía las respuestas, para qué puse dos preguntas. Siempre he sido un prepotente. El típico repelente. Buenas notas en el colegio. Chico responsable. Mi madre incluso se pensaba que bromeaba cuando le decía que adoro el whisky. Luego, consciente de ese gran defecto mío, estoy tratando de evitar pensar que los demás piensan, y sobretodo, sienten como yo. ¿Es maquillaje y esos tacones es su elección? Mis preguntas son el margen de la duda.

Sin embargo, sea como fuere, ese proceso, parece universal. Seguir, perseguir el modelo. Es como correr desesperadamente para entrar en la casa antes de que la puerta se te cierre en las narices. O conmigo, o contra mí. ¡Qué frío!

Y en medio de ese frío, tu duda: ¿he perdido las llaves? Me recuerda a una conferencia de sobre las capacidades intelectuales de los monos. ¿Pueden estos dudar? Insisto: la duda. El miedo, la esperanza. Hace frío, y en ese frío, esa sopa de alientos que se congelan y caen al suelo, golpeando el piso como un tambor que nos marca el ritmo: mi miedo, tu esperanza, su maquillaje, el amor cursi, el barrio y Triana, mi prepotencia, y así una a una todas las distancias, todas las imperfecciones, todos los secretos. ¡Vaya caldo divino!

Ese brebaje, como tu escrito, se embotella, para luego brindar mirando al cielo, o al suelo, a una farola que brilla en la oscuridad, a cualquier vacío estricto, y se bebe con dignidad y prestancia. Es la poción del recuerdo del secreto perdido.

La clave, el vínculo entre todos ingredientes, la razón del ser, es ese pecado original que se llama: hombre.

Bernier dijo...

Me encanta el texto.

luna dijo...

Gracias Toribio, me gusta tu post, como siempre.



Merci Bernier, merci.

Azul dijo...

Hola Luna, he estado leyendo algunos de tus textos. Me encantan, y también tus fotos en los otros sitios. Tienes fuerza y pasión. Atraes, y devoras. A partir de ahora cuenta con una admiradora más :). Un abrazo

Azul dijo...

ah, y me encantan tb los comentarios de Toribio :), muy buenos...
Saludos y buen día...

luna dijo...

Por un blog de Toribio, ya!

logiciel dijo...

Tengo por costumbre moverme poco, para evitar problemas, básicamente. Pero a veces no hay más remedio.
Con un par de narices, Luna, y que se aparten.

Julio Castelló dijo...

Frescura y alcohol. Madrugada. Quién no es o ha sido puta. Con miedo o sin miedo. Quién que no haya estado vivo alguna vez.