26 agosto 2009

Your work, your poems, your man.


Desear principios de agosto y querer que ya sea octubre. Se acaban, poco a poco los ladridos. El aire gris de las fotografías. La cena. Alguien envenenó la última rima del verano y ahora todo vuelve a ser desierto. Escribo a Liz Norton. Le digo: Liz, no hay Archimboldi. Liz, ama a Hermeneuta. Liz, no eres poema. Liz, márchate ya. Desear diciembre (pero algunos sólo comprenden la superficie). Desear diciembre. Desear diciembre.


9 comentarios:

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Es que el resto no es Liz.
Octubre llega. Y llega Diciembre.
El gris de las fotos se fuga al cielo.

maria dijo...

Me declaro fan total de Diciembre, es maravilloso, hace frío y es mi cumpleaños.

Anónimo dijo...

QUÉ COÑO VAS A SER PUNK CON LA CARA DE SEÑORITA QUE TIENES Y LOS DINEROS DE LOS PAPÁS Y EL ENCHUFE PARA PUBLICAR EN PÚBLICO!!!

QUÉ COÑO!!!

PON LOS PIES EN EL SUELO!!!

Anónimo dijo...

DA IGUAL QUE NO LO PUBLIQUES, LO QUE QUIERO ES QUE LO LEAS!!

luna dijo...

Amigo anónimo,
lo leo y lo publico.
Sólo decir que ojalá mis padres tuvieran dineros, y si tanto le apetece trabajar para Público, lleve usted su curriculum al jefe, como hice yo en su día.
Tiene razón, nací muy pálida, a ver si a mi cara le da un poquito la luz punk.

Un abrazo.

Stalker dijo...

Luna:

don't feed the troll. Tú vales infinitamente más que estos individuos patéticos y demenciales.

Ya está bien de ir diseminando las propias inmundicias en casa ajena.

Cuánto tarado suelto.

Abrazos para ti y desprecio absoluto para los energúmenos.

Gerard dijo...

He descubierto tus columnas en Público este verano, en el suplemento Libre.Me gusta cómo escribes y lo más importante, la vitalidad que transmiten tus escritos. Enhorabuena, y sigue adelante.

la judith dijo...

desear diciembre
desear diciembre
redrum
redrum
la plume de ma tante
la plume de ma tante
alef beit guimel
alef beit guimel
"El día de San Agustín
cayó un marinero al agua,
y el demonio tan sutil
por allí se paseaba."
***
shlm

luna dijo...

Stalker. Muchos besos intentando estudiar y entrando en Bernhard y tomando cafe, y de nuevo en mi teclado sin tilde y riendo con los anonimos y y y... el arbol de mi ventana, siempre.