30 agosto 2009

Nightless night.


Hoy daré el último ladrido. La luna se acerca como la sangre plena. Cumplo ciclo, aúllo, aún creciente. No me gusta ladrar. Pienso. Me gusta decir las cosas en voz baja. Susurrarlas. Decir. Qué. Y ahora. Dónde. Esta noche olvidaré las dos últimas palabras. La Carne y el Miedo. Las despreciaré para olvidar a quienes no las entendieron. En la mesa la escuela empirista, la hermenéutica y la tradición crítica. Cómo os odio. Pienso. Cómo os odio aquí y dónde. Me recuerdo hace un año. Me recuerdo hace dos años. Vistazo rápido a la estantería: La herida costumbre (hola, Lara Moreno, hola, léeme un poema), Sembrando hogueras (hola David González, hola, dame una calada) Furor y misterio (adiós René, Renecito, Renecinito Char, adiós querido, dame un fruto ciego para que pueda verte). Me rodeo de ellos porque me anulan. Me rodeo de páginas para admirarlas. No sé hacer lo que vosotros hacéis. No puedo mirar como vosotros miráis. No puedo girar la muñeca. Ni tocarme la nariz con la lengua. Ni poner un ojo en blanco. Ni sacarme las pupilas. Ni lamerlas. En el parque de los perros una señora lee el Periódico y pasa despacio por la página negra: me levanto, hago pis, husmeo, me acurruco a su lado, le chupo la oreja. Háblame de libros. Háblame de lo único. La luna se acerca como la sangre plena. Entristezco.

14 comentarios:

Rubén Darío Carrero dijo...

Al mirar me reduzco...¡Devuélvanme las imagenes!. Habría que entrar por pupilas secretas, o huir, así como tú: una budalobo.

ana dijo...

Luna lunera, es precioso. :-)

Mar-ia dijo...

¿Carne y Miedo ... últimos ladridos ... ?
¡Sigue ladrando, si lo prefieres en voz baja!
¡Gracias por los 62 ladridos!

Gerard dijo...

Gracias por el link de los Kaiser Chiefs.Su actualización del punk es muy divertida, sirve para auuulaaar !

Zirenez dijo...

Las cosas no duran para siempre. Pero ten presente que has ladrado lo que has querido y como has querido. Alégrate por ello y por todo lo que te vendrá en el futuro.

Realmente me gustó y motivó tu columna.

LUG dijo...

Me gusta, Luna, cuando escribes largo. Cuando dejas que el susurro cumpla su misión y salga de los labios. Me gusta el ladrido nocturno, ese que - imitando al lobo - dura y se expande. Me gustó el texto largo de hace unos días - en el que el árbol te convertía en pie de página y tú desconfiabas de la balsa de letra que el hermenéuta te mostraba (Menfistófeles). La letra, la letra.

Eso, que me gusta cuando escribes más largo.

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

¿en serio que no sabes sacarte las pupilas ni lamerlas, Luna? están saladas, saben a pez. Te gustarían.

luna dijo...

Lug, muchas gracias, tecleo procurando no pulsar Enter y todo marcha. Wofwof.

Mar-ia. 62 heriditas divertidas!

G. Vi a los KCh hace un tiempo, me ponen muy alegre.

Z, gracias por seguir los ladridos.

Esther: voy a tener que contratar a un sacapupilas.

Ben Clark dijo...

Te he dedicado un post.

B.

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

usa una cucharita de café, de plata, claro.

luna dijo...

Gracias B.
Tan frescos todos, tan imantados, somos.


Esther,
cucharilla de juguete, que no me atrevo.

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

que era broma, pequeñopoema.

estíbaliz... dijo...

Del ejercicio de las columnas, salomónicas, feroces y brillantes, nos ha gustado SOLO lo que escribías tú.

También San Simeón, el estilita, tuvo muchos émulos.

Saudiño.

luna dijo...

Un abrazo bella estibalizzz...