11 agosto 2009

Frapuccino visceral.


Llegará un momento en el que hablar de la palabra no sea suficiente. Sentada en el bordillo blanco de Cala Aruega. Confirmo las escenas, no el poema. Confirmo impaciente las escenas. Y mientras te espero, dos gorriones me salpican con belleza antirreglamentaria.

2 comentarios:

Miguel Ángel Maya dijo...

...Maqroll el gaviero dijo esto: "Cuando relato mis trashumancias, mis caídas, mis delirios y mis secretas orgías, lo hago únicamente para detener, ya casi en el aire, dos o tres gritos bestiales, desgarrados gruñidos de caverna con los que podría más eficazmente decir lo que en verdad siento y lo que soy"...
...Llegará un momento en que no sólo no será suficiente hablar de la palabra, sino que no bastarán ni siquiera las músicas, los gruñidos...
...Un abrazo...

luna dijo...

(tu comentario
aquí y allí,
ha sido emocionante)