13 abril 2009

La primavera tardía.


Flores de medicina. Escalofrío. Vuelvo a casa desde casa. Vuelvo al árbol mentiroso. Flores, por poco tiempo. Y en la fiebre imagino tu retrato.

11 comentarios:

Juliano dijo...

Flor de loto loca.

La enfermedad gime la
verdad roja del duelo
y de la entraña.

Enrique dijo...

En ciertas tribus sudamericanas, se utiliza la flor de campana para iniciar un proceso de purificacion y cura. Esta flor, como muchos otros elementos de la botanica medicinal ritual y tribal, funciona como un psicoactivo que altera la percepcion durante 3 dias, que deben valer como procedimiento de cambio, devenir y revelacion para el individuo que la consuma. Existe el riesgo de muerte, pero los tribales creen que la enfermedad (psicosomatica o real) es la muerte en vida. Existe tambien, por otro lado, el peligro de ceguera. Esto se interptreta como un necesario sacrificio para poder "ver" con los ojos de los dioses.

Nosotros tenemos las flores acetilsalicílicas.

Y la enfermedad tiende al infinito.

Portinari dijo...

El precio de vivir en invierno el calor abrasador del verano, soñando con flores, obviando la hojarasca que se muestra inevitable y próxima.
Y es que el viento arrastra consigo tantos cabellos...
Otro abrazo de nostalgia a Selene, esta vez.

señor garcía dijo...

forever changes es lo mejor que te podría pasar en la vida

Germán Guirado dijo...

Grandioso disco que pretendió cambiar este mundo -psicodélico- y -como poco, que es todo- transformó la música.

María dijo...

Bonito blog señorita

Miguel Ángel Maya dijo...

..."en la fiebre imagino tu retrato", joder, qué bueno...

Anónimo dijo...

Me ha enternecido el plastiquillo de la cubierta del disco. ¡Hacía siglos que no veía uno!

Jordi Doce dijo...

inmenso disco, luna. ay esos vinilos con plástico, dónde quedaron. beso j12

Nalda dijo...

Más vale "tardía" que el paso fugaz del invierno al verano. Con música y colores todo sienta mejor. Abrazos

Stalker dijo...

En esto se aprecia tu juventud. Yo jubilé este disco hace unos años y empecé a buscar ailleurs. Ahora la belleza se llama Barbara o Iannis Xenakis.