26 abril 2009

Escozor.

Hokusai


La cita es mi mano contra el cristal: nunca se nombran pero sí comprenden su presencia. Pongo la cita por delante. La cita siempre delante, luego la enfermedad. La enfermedad que sobrevive al cuerpo. El Virus que tatúa La Idea.

7 comentarios:

Álvaro Guijarro dijo...

Te dírán después que la enfermedad es incurable.

Portinari dijo...

Veo inminencia y perdurabilidad.

luna dijo...

Pues yo veo Monuol 3gramos (fosmomicina-trometamol)y Buscapina (comprimidos recubiertos N butilbromuro de hioscina).

:(

Anónimo dijo...

Oh, no entristezca. Pediremos para que la enfermedad mejore de usted.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Algún día, alguien, debería escribir la historia de la enfermedad, igual que Foucault escribió la historia de la locura o de la sexualidad... Seguro que entenderíamos muchas cosas...
...Beso...

luna dijo...

la enfermedad del sol negro

Portinari dijo...

Se me escapan los medicamentos y las palabras; no me hace falta caer en su significado: cúrate.
Te devuelvo un abrazo sin ausencias, esta vez lo necesitas tú más que yo.