22 marzo 2009

Nude.


Todos desapareceremos, aunque sean distintos
los modos de marchitarse

Javier Moreno

Finge que me crees cuando te digo que he plagiado al silencio. Que he vuelto a nombrar lo que temía: miedo crece, luna no, El Sol. El sol infecto de mi ventana. Un sol anciano e inútil. Miente. Miente sobre la Marea. Hay cinco pájaros arrastrándose en una ola. La vieja esfera no los quema. Pájaros sin amor. Pájaros como hienas. Finge que sus plumas tuvieron lugar en aquel Antro.

7 comentarios:

Enrique dijo...

Ya estoy harto de miedo
Gregory Corso

Esther dijo...

Dichoso silencio.

GERMAN dijo...

Hacía bastante que no paseaba por aquí y me ha sorprendido gratamente el anuncio de una publicación titulada 'Síntomas'. Me gusta ese título, pero sobretodo en su acepción médica, puesto que siempre he pensado en la poesía como en algo enfermo,infeccioso(al menos así la prefiero yo)

Suerte y que esta enfermedad nunca encuentre mejoría.

Sheila dijo...

Desde mi ventana llueve...llueve desde mi ventana..desde mi ventana veo las doradas hojas del platanero llorar,lágrimas como diminutos diamantes que ponen resistencia a deslizar.Desde mi ventana los charcos vivos, oxigenados al ser golpeados por la lluvia..los gorriatos ya adultos con su plumaje al completo, esponjosos y ansiosos,se limpian y festejan..se picotean,aletean, perciben,saben que forman parte…

Quiero ser una de esas gotas,una sólo y nada más..una gota de vida que obteniendo esta una forma u otra,eterna permanecerá. Por las nubes,de un lugar a otro me dejo llevar,no busco destino solo un lugar... me sirve la mar...la mar me sirve para disfrutar de ese viaje,viaje a las profundidades más profundas..me dejo arrastrar por las corrientes marinas que alocadas me llevan a la deriva… esa deriva que me lleva al lugar, a ese lugar,a cualquier lugar..no importa el tiempo ni el momento pues, gota de agua soy y siempre seré y a lo largo del tiempo,una y otra vez,me reciclaré.

a p n e i c a dijo...

me gusta eso de que las plumas tengan lugar.

Xío! dijo...

Vístete niña, que vas a pillar frío. Luna, me alegraste con lo del Cabo, tengo ganas de verte.

Mi canaria no para de cantar, creo que se ha vuelto loca. Intenta decirme algo, o lo mismo quiere que te diga algo, nosé.



Tía... la abuela de Enrique se murió ayer, ais. Acabo de acordarme, debería ir a abrazarle.

Un beso.

Cen Shen dijo...

EN EL DESIERTO

Galopando, hemos llegado al oeste,
a la frontera entre el cielo y la tierra.
Desde que dejé mi casa,
he visto dos lunas llenas.
Ha caído ya la noche.
¿Dónde vamos a pasarla?
Sólo vemos arena sin límites,
mas ni siquiera un alma.