29 marzo 2009

Más enfermedades.


Si lees El mal de Montano no volverás a escribir en mucho tiempo, predijo mi madre.

15 comentarios:

Stalker dijo...

Ja, ja, ja. Otro ejemplo de por qué no hay que hacer caso a las mamás, esos errados ángeles de la guarda...

Hay lecturas peligrosas, pero precisamente el mal de Montano es bastante inocua...

señor garcía dijo...

todo lo que escribe vila-matas es un peñazo, pero nadie lo sabe porque nadie lo ha leído, todo el mundo habla de oídas

por el contrario, vila-matas es un excelente conversador, alguien con quien te gusta coincidir en el bar de siempre porque siempre tiene algo interesante que decir

luna dijo...

no creo que todo el mundo hable de oidas ni que vila-matas sea un rollazo

un beso

luna dijo...

el mal de montano me ha encantado, stalkaler, y al contrario que a mi vieja, me ha animado a escribir (o a reescribir, y volver a encontrarme con la enfermedad)

B. dijo...

Yo diría que Vila-Matas es un gran lector que sabe reescribir muy bien a los demás. Un actualizador de la literatura. Por el contrario me aburre mucho cuando habla de sí mismo en sus libros (véase Pasavento) y mucho más en entrevistas, con ese acento tan soso y esos chistes insulsos con los que consigue desquiciarme hacerme desear su muerte.

Por lo demás El Mal de Montano me parece un gran libro.

B. dijo...

Y sí, creo que anima mucho a escribir.

Stalker dijo...

"el mal de montano me ha encantado, stalkaler, y al contrario que a mi vieja, me ha animado a escribir (o a reescribir, y volver a encontrarme con la enfermedad)"

Por eso lo decía, Luna, a mí me parece una lectura que incita. Ése y el de Bartleby son libritos muy interesantes...

Me asombra las cosas que lees, yo a tu edad todavía estaba con Stephen King (es que fui un polluelo tardío)

LUG dijo...

¡Ah, el poder de la literatura! Las "ganas de escribir" ¿son tan bobaliconas que una lectura las sube y baja como una danzarina exótica eleva o reduce la temperatura genital con cuatro quiebros de sentido? Frágiles las ganas, sí, cuidémoslas porque el espíritu que las sustenta vive en la debilidad. Quizás el deseo de fama y gloria y pasta y reconocimiento ayude a excitar a la cruel dama

Anónimo dijo...

Sois todos unos embalados.

Molly Newman dijo...

No lo leeré por no dejar de escribir.

:) Luna !

Anónimo dijo...

El Sábado, una chica que me gusta cada vez más, compañera de curro (bar de copas)me leyó un posavasos de hombre de oficio y casi me atrevo a darle un besazo. Casi. No lo hice, yo sólo era su conductor. De todos modos, gracias, Luna.

Carlitox dijo...

Los demasiados libros, de Gabriel Zaid, sí puede conducir a una leve y molesta depresión.

Vila-Matas puede ser aburrido. Pero es cien veces mejor que la mierda insípida color Nocilla. Y si no es mejor, por lo menos sabe innovar y atraer sin hacer trampas. :-P

señor garcía dijo...

B

si algún día tienes la suerte de tomarte un soberano con él, verás qué gran tipo es y lo mucho que se ríe de los lletraferits!

un beso a luna

B. dijo...

Bueno, espero que así sea, señor García. Por cierto, ¿es usted el señor garcía que yo creo? ¿Le veré en el desierto esta semana santa?

señor garcía dijo...

no, lo creo, B. mi semana santa será en un desierto, sí, pero creo que no será el tuyo ni contigo. eso sí, habrá un millón de personas piadosas y un montón de bares en los que seguir reventándome el hígado

felices días. ni qué decir tiene que no nos conocemos. todavía