31 enero 2009

Ridiculously sad.

Degas
La vida se crea en el delirio y se deshace en el hastío.
Cioran
Crotoro, crotorar, cráneo, crisis, escroto. Escupo con la garganta las palabras pesadas. El peso del vacío es un vuelo. Cigüeñas complutenses, reinas de las aves. Insultan con su acento mis pasos tristes. No viajarás, dicen. Te quedarás con nosotras. Siempre. Aquí.

16 comentarios:

Lukas dijo...

Cioran era un cobarde

luna dijo...

y eso?

Juan Manuel Macías dijo...

Cigüeñas complutenses... Me gusta.

Stalker dijo...

Lukas, por suerte tú eres valiente y eso equilibra las cosas.

Me alegro que os encontrárais, Luna. Ya he aprendido el código:

1) Se responde en el blog del otro.

2) La respuesta ha de ser breve, lapidaria, típica de nuestra veloz sociedad de consumo.

¡Aprendo rápido!

el lector dijo...

molan las cigüeñas, hasta que fuí a Alcalá no había visto ninguna.

pero no hay que hacerles mucho caso. ni traen a los niños ni permanecen fieles en el sitio, vuelan y viajan a tierras lejanas.

que crotorean?, pues bueno. viejas en la ventana de enfrente dando por saco: mirarlas y olvidarlas.

Lukas dijo...

Cioran, el tipo que se pasó la vida quejándose. El tipo cuya filosofía se llama "el pesimismo infinito". El tipo que escribió libros con títulos como "Sobre el inconveniente de haber nacido" o "Breviario de podredumbre". El tipo que admiraba a las SS. El tipo que presumía en la Universidad de Berlin de haber matado judíos a caballo en Rumanía. El tipo al que Nietzsche, de haberselo encontrado, le hubiera meado encima.
El pobrecillo no se suicidó porque Fellini le pidió que por favor, le siguiese haciendo reir.

Entre sus perlitas se encuentran:
"no hay político actual que me parezca más carismático y admirable que Adolf Hitler"
"cada ser es un himno destruido"
"Misterio, palabra de la que nos servimos para engañar a los demás, para hacerles creer que somos más profundos que ellos"

Heidegger también era nazi, pero al menos escribió "Ser y tiempo"

luna dijo...

Sólo conozco Silogismos de amargura, Ese maldito yo y Breviario de podredumbre y me han encantado. Creí haber leído que fue en su juventud cuando se relacionó con el nazismo, arrepintiéndose más tarde. No sé, lo hablaba el otro día con una persona: nadie como él para definir ciertos estados, ciertas putrefacciones del alma. Eso es lo que me interesa de él, creo. Que es un poeta... Y en esta ocasión lo que me interesa es su cita. La encuentro acertada, al menos para este tiempo. La encuentro bella. Como muchas de sus otras ideas (y no aquella de Hitler, claro está, que me has mostrado en el post).

Pienso también que Nietzsche se mearía en muchas caras de mucha gente. O, simplemente, no se mearía en ninguna, porque le daría igual. Pero claro, Lukas, yo no estudio filosofía, solo soy lectora y “sampleadora” (como dicen por ahí).

Muchas gracias y un saludo!

Stalker dijo...

Lukas, me admira la visión sesgada y reduccionista que tienes de Cioran. Es cierto que en su juventud coqueteó con la extrema derecha rumana, pero bien que se arrepintió después de su participación en la Guardia de Hierro. Lo de Adolf Hitler lo desconozco, no lo he leído en su obra, quizá puedas indicarnos la fuente. Es posible que se trate de otra adhesión juvenil (baste recordar que el cineasta Bergman, por ejemplo, también se sintió fascinado por Hitler en un viaje que realizó a Berlín siendo joven), lamentada y rectificada después.

De la lectura minuciosa de Cioran se desprende un individuo irónico, muy inteligente, duro a ratos, pero profundamente humano. La antítesis de lo que has esbozado con varias pinceladas apresuradas, que lo dibujan poco menos que como un furibundo nazi, cosa a todas luces falsa.

Mencionas a Heidegger y su obra. Cada cual tiene su espacio. Y sin restarle méritos al filósofo, tampoco es poca cosa la obra de Cioran, que creó un estilo personal, único, y con una gran penetración. Estaría bien oír lo que Luna tiene que decir al respecto (por cierto, no he dicho que me parece maravilloso que alguien de 18 años haga algo tan atípico como leer a Cioran o a Valente).

Luna: no entendí el código cifrado (zasca) de Berto, pero me gustó lo de "amigo de las dunas". Pues eso: arena y huellas para ti.

Lukas dijo...

Es verdad que muchas de sus citas son muy buenas, algunas hasta muy bonitas. De hecho, cuando lo conocí también me gustó mucho, aunque luego me lo tomé como un ejemplo de cómo no se puede vivir.
Cuando las situaciones no pueden cambiar (o no podemos cambiarlas) hay que cambiar la actitud, que es lo único de lo que somos dueños en la adversidad. Por eso desprecio tanto el pesimismo ese tan derrotista. "a mal tiempo buena cara" y todas esas cosas...

es que me flipa como a alguien de menos de 80 años le puede gustar una actitud como la suya

y yo soy enfermero y no tengo ni idea d nada

gracias a ti jaja!

luna dijo...

Genial, Lukas. Leer a un autor no implica llevar una vida como la suya, claro. Ya discutimos el otro día sobre lo conveniente de beber o no cervezas tempranas como las de Bukowski!!! Haha. Eso es lo bueno de todo esto, discutir e intercambiar nuestros puntos de vista, citas… Stalker, tú y yo somos fans de Valente, además.

Otro saludo y feliz Saturday nigth (estudiando pf)

LUG dijo...

Las cigüeñas son una estación cruel(y vienen de París)

Anónimo dijo...

Señor Lukas, le pregunto: ¿leyo usted la correspondencia de Nietzsche a su hermana o a sus amigos?

NL.

María S. dijo...

la cita de Cioran es inmensa

bienvenida al club de sábados de estudio, te sea leve :)

Helena dijo...

Está granizando en Mandril, no sé en Alcalé
Aún no me he acostado... creo que ya va siendo hora.
Quiero verte y charlar. No darte el coñazo sobre cartas bomba ni nada.

Un besín, luna
mil millones de gracias otra vez por haber posado para nosotros.
xxx

Robin dijo...

Utilizar la expresión "cobarde" para definir a alguien me parece el más burdo de los intentos de manipulación. El legado de Ciorán, con sus escritos, aforismos y pensamientos, en cualquier caso, es de una importancia tal que sería sumamente banal descalificarlo por sucesos pertenecientes a su vida privada. Un escritor es alguien capaz de crear universos personales a partir de obsesiones, quimeras, sueños o simplemente estados mentales.
Se puede rechazar al filósofo por no estar de acuerdo con sus planteamientos, no por motivos políticos o ajenos a ellos.
Importantes pensadores y escritores extraordinarios han quedado seducidos por el negativismo de Ciorán, algunos de ellos, con los años, cambiaron su opinión, y eso es comprensible. Como muestra cito un fragmento de Fco. Umbral, a quien admito admirar profundamente, su prosa plena de metáforas y figuras poéticas es una delicia.


“Recuerdo que nos vendieron a Cioran, hace años, como una especie de Nietzsche de diseño, como un manjar no apto para golosos, como un rumano desesperado y suicida que predicaba la muerte todos los días en un francés brillante, barroco, amonedado de frases, paradojas, sentencias e ironías. A mí también me fascinó Cioran.
.La tentación de existir y todo eso. Esa manera de decir las cosas del revés. Luego descubrí que Cioran escribía siempre el mismo libro de aforismos, sin preocuparse de estructurar nada, y me cansé un poco de tanta belleza, que al final estraga y hastía si no contiene más elemento trágico que el puramente retórico. Cioran decía que no a la vida, pero lo decía tan bien que su negación se convertía en una afirmación de vida, en una prosa exaltante que nos llenaba de amor por la palabra, y en consecuencia por todo lo que las palabras nombran. Al final, el pensamiento negativo de Cioran resultó un pensamiento débil, porque él no se suicidó nunca y ha muerto de viejo. Siempre volveremos a Cioran como a uno de los grandes anarcoindividualistas de este siglo, pero Cioran tiene un aspecto «comercial», digamos, que le hace muy representativo de nuestro tiempo. Cioran, a fin de cuentas, especuló con la Nada, la Muerte, el Suicidio, las grandes mayúsculas de siempre, vendió todo eso muy bien y aquí no ha pasado nada
Fco. Umbral”

No pude evitar dar mi opinión

Saludos, Luna.

Granito dijo...

Estoy encantado con todos estos comentarios, lo que aprende uno cuando se opina y hasta se discute sanamente y no cuando todo son mensajes cortitos un poco enigmáticos que uno a veces descifra y casi siempre no

Que aunque todo tiene su encanto y hasta yo mismo soy aficionado a la telegrafía, a veces se agradecen estas mini polémicas tan entretenidas y didácticas. Gracias a todos de un lector.

Por cierto, yo sobre Cioran me remito a uno de los expertos en el tema, Savater, al que le leí algo así como que el aparente pesimismo de Cioran disfraza un montón de sabiduría de lo más positiva.