29 enero 2009

L'amour et la violence.

Distraída. Tarareo una canción: dis moi ce que tu penses, de ma vie... dis moi ce que tu penses, moi j'aime aussi l'amour et la violence. Intento estudiar. En la ventana el cielo está algo nublado, y una luz suave acaricia los folios de apuntes. Tras el cristal, el árbol de siempre. No me canso de fotografiarlo. Distraídas: sus ramas también se desvanecen.

12 comentarios:

LUG dijo...

Las ramas de tu árbol son fractales. Wagensberg dice que el círculo y el fractal constituyen el universo. Hay amor fractal y amor circular ( y violencia fractal y violencia circular). El amor fractal se expande y corremos el riesgo de encontrarnos un día en no se sabe que rincón sin nada que recordar; el circular cierra y nos fuerza a la memoria (o el olvido "de lo que pudo haber sido y no fue").La violencia circular se cierra en espacios siniestros ( la casa, el hogar que pierde su nombre); la fractal se expande como bengala terrorista o navaja en lupanar.

El árbol de tu ventana es - decía el Platón de Borges - el mismo árbol que el de la mía. No lo creo.

Post: Platón no es blandito. Sí puede ser circular ( y fractal). Por eso es divino.

Creo que debes estudiar

Stalker dijo...

Qué hermosa vista; detrás de mi ventana apenas hay un muro de ladrillos. Claro que allí puedo proyectar muchas cosas y con esas ramas que hienden el cielo no podría: más bien ellas proyectarían algo en mí...

Te propongo escuchar las canciones "d'amour et violence" de Barbara, Brel o Léo Ferré, de otra época pero más contudentes y fieros que, si me perdonas, el inocuo y descafeinado Tellier. Claro que a lo mejor los conoces ya...

grande dijo...

grand3

Perseo dijo...

La foto desde mi ventana: la luz amarillea un paisaje en obras -infinitas obras-, pero lo hace con esa ternura de lo efímero. El árbol de mi ventana no tiene hojas. Parece un árbol cansado y triste. Un árbol que hiberna. Aquí no se desvanece nada. Todo parece igual que ayer o que antesdeayer. Es una fotografía que se reproduce a diario y con la que he acabado por sentirme cómodo.

Un beso, Luna.

Julio Béjar dijo...

me quedo con el bikini de leopardo. Vamos a intentar grabar un corto aqui en la residencia, en la que el guarda, en una noche de fiesta, nos asesine a todos en la cocina, nos persiga por los pasillos, nos atrape y nos descuartice... harto de juergas erasmus.

un beso

VMV dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=lk6xV5sQ8KA

to fall down

ana dijo...

si te digo lo mucho que me gusta tu blog suena a comentario vacío, pero qué se le va a ser, si es que es sencillamente así, me ha gustado mucho -llevo largo rato mirando entrada tras entrada.

cuando vivía en mi pueblo también se veía un árbol bellísimo a través de mi ventana, grande y con el tronco marrón claro, me sentaba en el escritorio y lo miraba, seguramente ese árbol ha sido una de las influencias más determinantes que he tenido hasta hoy -ese árbol me enseñó a mirar los árboles y el cielo.

josephb macgregor dijo...

L'important c'est d'aimer

Cucaracha Amarilla (Vladimir Poliakov) dijo...

Sensible, breve e intenso. Refescantemente triste. Como escuchar a alguien que silba con melancolia andando por la calle

LUG dijo...

Wagensberg: la inteligibilidad de las formas vivas --- http://www.elpais.com/articulo/sociedad/inteligibilidad/formas/vivas/elpepisoc/19990707elpepisoc_28/Tes

Stalker dijo...

¿Conoces a una cantante suicida llamada Gribouille? Cierta tonalidad en algunas entradas de tu blog me han recordado a quien cantara "Je veux mourir demain".

También están Catherine Sauvage y la olvidada Christine Sevrès, y muchas y muchos otros, claro.

Pero sólo a Barbara le fue dado componer e interpretar algo así:

http://www.dailymotion.com/relevance/search/dis%2Bquand%2Breviendras%2Btu/video/x2bkoi_barbara-dis-quand-reviendrastuy_creation

Anécdota: Gainsbourg fue telonero de Barbara, pero fue incapaz de acabar la gira debido a sus múltiples adicciones. Ahí es nada...

¿No había muerto Platón? Al menos lo mataron, admirablemente, en un gran libro de poemas.

Abrazos

PS: veo que está por aquí Ana de Quien teme a Virginia Woolf. ¡Abrazos, Anita, me da alegría verte, también, por estos lares!

Mis queridos bizarros dijo...

Veo que vas a ser el quinto ochomil. Bienvenida al club de los cainitas. Saludos desde Chernobyl.