12 diciembre 2008

Desdeñosa.

Utagawa Hiroshige
¿Cómo se vive en un abismo sin profundidad amor mío?
Marina Tsvietáieva
Pasaba la tarde en El perro verde cuando un hombre mayor me preguntó qué estaba leyendo, Los detectives salvajes, dije, ¿ah y eso trata de misterios? insistió. Le expliqué más o menos el argumento, no pareció comprenderlo. ¿Poetas maricas?, menuda mierda de libro, no me gusta la poesía.
No le gusta la poesía.
*
¿Y a quién le gusta? Tampoco sé de nadie que la aprecie. Ni siquiera yo, que doy vueltas a la cuchara de una infusión fría pensando en el amor. Poetas maricas. Poetas abismales. Poetas muertos. Poetas amantes.
*
Me acaricio este pelo tan suave como un pájaro –aclara Eluard-, y no imagino a ningún otro animal, nada de perros, nada de ratas, nada de hombres.
*

No me gusta la poesía, repite. Y una repugnante gota de su saliva cae sobre el libro. Libro rojo. El libro que me dejó Pablo. Mi amor. Mi abismo.
*
No querer poesía es como no querer vivir.

12 comentarios:

Enrique dijo...

Los poetas dicen Oink, con lagrimas en los ojos.

Llore, llorona azul vena.

Ibrahím B. dijo...

Vaya poemónnn has ido a samplear!!

desordenada dijo...

Es muy posible... sí, al menos para nosotros. Hay formas y formas de entender la vida, de mirar la vida... la gente que no necesita la poesía se pierde muchas maneras -como poetas hay- de encarar el mundo.
Todo un acierto de frase.
Bissous!

Guille dijo...

¿No le gusta? Yo creo que no la entiende

Álvaro Blanes dijo...

También hay que enseñar a entenderla. Es frecuente que alguien que lea a Lorca sin haber leído mucho antes piense: "esto lo escribe cualquiera".

También hay que enseñar a amar a la poesía.

Un saludo.

M dijo...

Y seguro que la saliva del asco ya no se ve, porque la poesía sobrevive a eso y a todo.

Hay una manera maravillosa en la que el arte le hace a uno desgraciado.

joana dijo...

que pouco importa que a ele no le guste la poesia. tudo es poesia. ele tambien.
nunca pares de escrever poesia porque "No querer poesía es como no querer vivir."
x

Óscar Santos Payán dijo...

Os esperamos

a p n e i c a dijo...

Los llaman idiotas errantes. Se creen que están vivos pero nunca jamás en su vida pusieron su oído en el pecho de otra persona para deleitarse con el sonido de su corazón. para ellos los abrazos son ausencia de aire entre su dolor y el resto de las cosas. A veces ni siquiera han querido tocar su propio latido.

Sólo escupen. Es todo lo que saben. Dejarles vivir la vida como ellos quieren vivirla es ya condena suficiente.

dediego dijo...

Me gusta la poesía.

Roberto Bolaño no debió morirse nunca.

Robin dijo...

¿Y hasta dónde llega uno apretando con el puntero en la palabra Ciorán?
Me gustó, sí... me gustó leerte.

La poesía es un rugido interior que no todos llegan a escuchar.

Mariela dijo...

Sinceramente me encantó tu texto.
Un gusto haber pasado casualmente por aqui