09 diciembre 2008

Anotaciones, Anécdota y Asco.

Rainer Fetting
1
No puedo soportar esa mirada anulada, ese no saber decir, de cada despedida.
*
Redecoro el cuarto. Amanezco mojada. ¿Alguien escucha?
*
Tengo náuseas en el tren. Náuseas Metro. Náuseas Cercanías.
*
Eres una mujer. Eres natural y por tanto abominable. (Opina Baudelaire).
*
Mala por naturaleza, humana por defecto. (Apunta Marta Ley).
2
Ayer escribí aquello: náusea tren.
Hoy lo confirmo.
Hoy, de vuelta a casa tras la Universidad, leía Los detectives salvajes en los últimos asientos del vagón. Al llegar a la parada de La Garena, levanté la vista y advertí una imagen desagradable. El hombre de enfrente se masturbaba intentando tapar su miembro con el abrigo.
*
Náusea tren. Vómito Cercanías.
Casi premonitorios los versos. Guardé a Bolaño en el bolso. Cambié de asiento.
Afuera había comenzado a llover.
3
¿Femme abominable?
Estúpido hombre.

8 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Saca usted oro del subsuelo moral. Enhorabuena o algo.

Marta dijo...

Desde luego, una anécdota asquerosa.

Helena dijo...

Jjajajaj
Te quiero enseñar mi casa de amantes.
Los detectives están muy bien para viajes, eh?
xxx

Ibrahím B. dijo...

¿Le preguntaste si se llamaba Poeta García Madero?


Corolario: hay que leer más; tomar menos pausas.

Abrazote,

Linkshändig dijo...

Que grande puede ser el mundo...

Desagrado satisfactorio del cual todos somos participes y repugnantes.

Guille dijo...

Bueeeeeeeno, mirandolo por el aspecto positivo...ahora ya sabes lo que es un autentico cerdo ^^

singingmorning dijo...

A mi también me pasó una vez eso cuando iba hacia Móstoles, pero esque el tren de Móstoles es el tren de los yonkis XD

muak!

PD: café Bukowsky yaaaaaaaa!!

flor de alcantarilla dijo...

también anduve leyendo entre detectives hace no mucho pero no se me representaban en el cercanías tan salvajes imágenes