26 noviembre 2008

Don't think.

No puedes explicar el dolor que sientes cada noche al desenredarte el cabello. El mismo dolor que sufres cuando arrancas un manojo de pelos y lo tiras al váter del cuarto azul. No sabes con qué hilos de la maraña jugaste a acariciar su espalda...

5 comentarios:

Marta dijo...

Jajajaja sí tia Luna...tú eres una artista, yo otra...es que ¡cómo molas!, ¡jo! ¡tia!¡somos superguays! jajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaj.

Olvida todo lo anterior.

luna dijo...

El arte de Bolonia,
Marta.

!

Anónimo dijo...

me gusta mucho el texto...

lo mejor será dejarselo enmarañado para siempre.

C.

josepayan dijo...

¿has leído "los cien golpes" de Melisa p.? me recuerda a tu poema, es de una chica que cada noche se desenreda el pelo cien veces, en cien golpes, como un ritual para sentirse limpia, o eso percibí yo.

supongo que no se le atribuirá mucha calidad literaria pero está bien. ciao bambini, el primer comentario es la leche ¡vaya pedo¡ o un acceso de locura, en fin. jo tia je je

Helena dijo...

Tenemos que quedar para café y charla. Tengo muchas novedades. Lo mejor de todo es que la mayoría son buenas. Vuelvo el lunes de Barcelona. Llámame!
xxx