20 octubre 2008

Las tardes largas.


Las bolas de mercurio caliente vuelan, y yo, amor mío, yo
soy una virgen
de puro acetileno
Sylvia Plath
(Fragmento robado de Cámara de Niebla)

Viento, viento otoñal.
(No te acostumbras al barro,
a las hormigas voladoras).
(No te acostumbras al charco del portal).

8 comentarios:

Nikaperucita dijo...

Uy... dejo este blog atado al mio por un enlace, que me gusta la delicado :)

José Antonio Garrido dijo...

Luna, la costumbre tiene al tiempo por aliado.

Por cierto, ese paisaje telúrico del fondo es una de mis debilidades.

Un beso.

ana dijo...

¡Plath es de todos¡

marco antonio raya. dijo...

plath es de plath, y nos deja mirarla mientras se distrae en un giro del cuello, buscando algo más allá de la ventana. :)

Perseo dijo...

"Mi cabeza, una luna
De papel japonés, y mi piel, de oro batido,
Infinitamente delicada e infinitamente cara"

La certeza de cada sílaba.

Jordi Doce dijo...

Muy buena la foto, Luna, me encanta esa luz y la sequedad dorada del paisaje al fondo. Abrazo.

luna dijo...

La foto es muy bonita, me la hizo Pablo en su tierra dorada.

Abrazo, Jordi.

Óscar Santos Payán dijo...

ok, luna. Nos llamamos. Un beso