07 septiembre 2008

Oh miselle passer!



“No he venido a buscar tu cuerpo, no,
pese a ser buen botín. Busco tu alma.”
Yo respondí: “¡Mi alma ya murió!”
Antero de Quental, Antología de poetas suicidas.

5 comentarios:

ana dijo...

Es precioso.

Enrique dijo...

El fin de los gorriones se predice en el aire, ¿y que haran ellos?

La nueva raza de gorriones des-alados, salta con las alas goteantes colgadas de su pico. Aspiran.

Jennira dijo...

tu blog me encanto..saludos desde peru.

Jordi Santamaria dijo...

Aporto poeta argentino inconocido en este país y muchos: Roberto Juarroz...

Detener la palabra
un segundo antes del labio,
un segundo antes de la voracidad compartida,
un segundo antes del corazón del otro,
para que haya por lo menos un pájaro
que puede prescindir de todo nido.

El destino es de aire.
Las brújulas señalan uno solo de sus hilos,
pero la ausencia necesita otros
para que las cosas sean
su destino de aire.

La palabra es el único pájaro
que puede ser igual a su ausencia.

samsa777 dijo...

Por eso, porque murió, la busca.