01 septiembre 2008



No había acabado de cerrar los ojos, cuando he aquí que de entre las olas se alzó una divina faz, capaz de infundir respeto a los mismos dioses. Y poco a poco, la imagen fue adquiriendo el cuerpo entero y me pareció que, emergiendo del mar, se colocó a mi lado. Intentaré describiros su maravillosa hermosura, si la pobreza del lenguaje humano me concede la suficiente facultad de expresión o si la misma divinidad me proporciona la rica abundancia de su elocuente facundia.

Apuleyo

6 comentarios:

Experto en árboles genealógicos, hierbas medicinales y bellezas de los siete mares [Mr. Hop-Frog, el Astral] dijo...

De las espumas, las Venus patizambas. Hoy día, descendientes de los lácteos

ana dijo...

gracias.
la tinta desliza lo que lates...
me encanta la foto de la chica.
=)

Trapi dijo...

Me encanta la cabecera de su blog. Mucho.

Un saludo

Nacho Montoto dijo...

Besos, Lunera!

samsa777 dijo...

¡¡Me alegro de que te gustaran!! Sí, nos vemos en poquito.

Besos

anticasitodo dijo...

vuelves a ser sociable