03 septiembre 2007

Playas.




Intenté ser el bello fantasma, la joven amante moribunda, la que da vueltas -celle qui tourne, celle qui tourne-, fui también pequeña y extraña, bajita, alta, Monelle.
Ahora me encuentro con las olas de Aguamarga o las piedras de Cabo de Gata y me recuerdan que en realidad no soy nada.
(Mi prima Paola sigue riéndose.)

5 comentarios:

Cesc dijo...

Dicen que somos polvo de estrellas, no? Y más tú.

Me gusta cuando escribes así, como en voz bajita, pero tus palabras resuenan en mí como un trueno

Cool Boy dijo...

Hoola Luna, ya he vuelto de las vacaciones! Tu que tal todo?Espero que geniaal,
Un besoo, seguimos en contacto!

grande dijo...

Incluso yo, INGENTE como soy, me convierto en nada frente al mar.

GRANDE

Julio Castelló dijo...

Pues saludos a la familia...

samsa777 dijo...

¡Qué casualidad! Acabo de colgar un post con el mismo tema en Variadas... Bufff

Es imposible ser algo más que nada. Ni siquiera un poco, porque todo suma cero.

Besos