27 octubre 2006

DIARIO MASSENA, LA VIEJA



Estoy ciega, dice, y me pide que me quite de las escaleras para dejarla pasar.
Es una señora vieja y gorda, lleva camisa de rayas desteñida y casi tiene acento parisino.
Me echo hacia un lado, ella baja lentamente, como si nunca fuera a encontrar el siguiente escalón.
Gracias niña, puedes volver a sentarte, dice, yo tengo que seguir mi camino, la muerte me está esperando.

7 comentarios:

gaviera dijo...

la muerte nos espera a todos, su tristeza es infinita

Vidicida dijo...

A la vuelta de la esquina, o en el próximo escalón, la muerte espera,
la vida desespera pensando hacia dónde irá.

jota dijo...

y si no es ahora ¿cuando moriré? (leopoldo)

apneica dijo...

pero sigue subiendo y bajando escaleras. siempre hay otro sitio donde llegar . . .

El detective amaestrado dijo...

Multiplica los peldaños que ha subido todos los días la buena señora esa escalera...Así de tanto me gusta como escribes

doomsamurai dijo...

como todos, seguimos caminos diferentes hacia el mismo lugar

dijo...

La ventaja que tienen los ancianos es que ellos tienen una idea más o menos aproximada de lo que les queda por vivir. Los jóvenes no la tenemos y gracias a eso vivimos sumidos en la ignorancia.Pensamos que nunca nos va a llegar...